Música Antigua de Hungría

Por Daniel Giraldo Makovej

junio 2, 2022Abril 2 de 2022

La historia de la música en Hungría empieza en el periodo de las tribus turcas y ugrofinesas amalgamadas entre gente de la región Ural y el oeste de Siberia. Esta unión tuvo lugar como parte de una gran migración el cual se reconoce como la “canción tradicional antigua” término usado por Béla Bartók y Zoltan Kodaly. Esto marca la parte estilística de estas músicas folclóricas influenciadas por varias culturas nómadas

Las melodías húngaras antiguas sobreviven hasta el día de hoy y se ha encontrado relación con músicas de China y Mongolia encontradas en las grabaciones del fonógrafo por Béla Bartók y Zoltan Kodaly. Predomina en estas melodías repeticiones descendentes con frases sin alterar, además del uso de escalas pentatónicas con la repetición de ciertos intervalos encontrados en común.

Después de abandonar la vida nómada los húngaros se asentaron en el territorio datado en el siglo noveno uniéndose a la vida cristiana europea con el mundo melódico de la iglesia y los cantos gregorianos. En este joven reino feudal cristiano los coros fueron introducidos para ser enseñados en la vida monástica y colegios de las iglesias entre el siglo once.

Varios cantos gregorianos impregnaron el mundo de la música tradicional húngara y entre el siglo once y doce los códices incrementaron en número. Estas canciones encontradas en los códices parecen ser genuinas húngaras y a la vez se considera una mezcla entre cantos gregorianos y rastros de melodías húngaras.

Al hablar de la música folclórica de este país encontramos similitudes con música de Asia y también música turca, esto explica porque Béla Bartók paso sus últimos años estudiando y viviendo en Turquía antes de viajar a estados unidos por la guerra. Su motivo principal era estudiar músicas de Turquía para encontrar la relación con melodías húngaras ya que él fue junto con Zoltan Kodaly los investigadores más importantes de sus músicas folclóricas.

Estas canciones milenarias tienen el mensaje de sus pastores de ese territorio y en la cuenca de los Cárpatos. Ellos pulieron sus melodías como diamante durante siglos y nos transportan a estos tiempos ancestrales. Estas piezas se encuentran en las músicas de flauta, estilo marcado con algunas técnicas de vibrato con un zumbido laríngeo que produce armónicos mientras se toca y con una forma rústica en el ataque.

Estos músicos campesinos nunca repiten las melodías igual. Este es un elemento decisivo en el estilo de estas piezas. Este método de aprendizaje puede relacionarse con el del jazz.

Entre estas flautas encontramos el Kaval (usado en Hungría, Bulgaria y Moldavia) familiar posiblemente del Ney turco.

Melodía China y melodía húngara:

Canción Húngara de Transilvania:

 

 

Blog

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *