Cómo hacer un evento musical?

Por Manuel Rodríguez

febrero 2, 2022

¿Cómo hacer un evento musical en Bogotá y no morir en el intento?

En Colombia, y particularizando en el caso más cercano que conozco, que es Bogotá, no existe una cultura de consumo de música independiente y local. Cada vez son más escasos los espacios como teatros o escenarios dispuestos a albergar un evento musical que no sea masivo, pues no se ve en estos eventos un rédito, o simplemente porque estos escenarios han dejado de existir debido a justamente la precariedad musical a la que muchas veces estamos sometidos. Con esto no quiero decir que aquí no se disfrute o no haya un interés por la música, ¡claro que no!, más las dinámicas musicales de la ciudad cada vez se están volcando más a los artistas extranjeros de gran envergadura o a las apuestas por bandas y música traída de afuera, lo cual deja al músico local en una tercera categoría dentro de los consumos que se generan dentro de esta dinámica.

Vemos eventos masivos como el Jamming, el Estéreo Picnic o el concierto próximo a suceder de Bad Bunny, con boletas que llegan hasta los 20 millones de pesos (5000 dólares aproximadamente), agotados desde hace meses, frente a producciones locales que no superan los 25.000 pesos (5 dólares) prácticamente vacíos y con muchas dificultades para poder consolidarse como un espacio recurrente para los interesados en estos artistas y escenarios locales.

Ser músico en Bogotá es ser también un gestor cultural, ser productor, administrador, burócrata, docente, logístico, economista y saltimbanqui, ¡Mis respetos para ustedes que viven y respiran música! Pues encuentro en este oficio una tenacidad a veces muy difícil de sobrellevar… Entonces, ¿Cómo hacer un evento musical en Bogotá y no morir en el intento? Esa es mi pregunta para esta reflexión y aunque no tengo la respuesta, aquí van mis impresiones sobre lo que puede llegar a ayudar en esta épica que es – el hacer música – en el país de la música – donde no nos gusta pagar por la música que se hace aquí:

– Unidos somos más fuertes: Independientemente del género o estilo que te interese interpretar, o si te interesa generar una plataforma de difusión; siempre existirá gente interesada en consumirlo y hacer parte de su desarrollo. Busca lazos de apoyo y crea estos espacios de afecto en donde la música que te interesa sea el eje de sus reuniones, haz de estos espacios algo constante y abierto al público, y con el tiempo la comunidad que estas construyendo ira consiguiendo las capacidades humanas necesarias para poder gestionar un evento o una producción que probablemente superara tus capacidades personales, pero no las capacidad grupales. Construir en conjunto siempre será la mejor manera de salir adelante y aprender a gestionar las tareas y a organizarse en las metas, posibilidades y límites de lo que se esté planeando, es un paso importante para el éxito en cualquier tipo de emprendimiento, sea musical o de otra categoría.

– Haz uso de la tecnología: Las redes sociales y el internet le ofrecen al artista contemporáneo una ventana de acción casi ilimitada para sus intereses tanto creativos como de emprendimiento y producción. Hoy día es posible valerse de las redes y de la información colgada digitalmente para realizar búsquedas de espacio, proveedores, patrocinadores, organizadores, etc… dispuestos a ofrecer sus servicios para el evento u actividad que te interese realizar. Las redes son un aliado estratégico para la preproducción, difusión, y registro de los eventos o actividades que quieras generar; estudia tu público objetivo y averigua cuál de todas las redes existentes sea la mejor para enfocar tu trabajo en ella, se constante en el manejo de tus redes y con tiempo y paciencia veras resultados significativos.

– Considera el tiempo de planeación: un evento o actividad a realizar siempre debe tener una planeación previa con un tiempo considerable de antelación, pues existen los accidentes, situaciones de fuerza mayor, imprevistos, etc… que deben saber gestionarse y sin un correcto manejo del tiempo, estos pueden llegar a convertirse en dolores de cabeza más grandes de lo que realmente eran. Solo tú y tu equipo saben cuánto tiempo de antelación deben tener para la planeación y organización de su evento, más para efectos prácticos es bueno tener en consideración la cantidad de personas que esperan tener dentro de sus actividades. Menor a 100 personas, con un mes de antelación pueden gestionar… entre 100 y 1000, 6 meses… más de 1000 personas, un año de antelación.
¿Suena exagerado?, prudente es la palabra que yo emplearía.

– No te asuste tocar puertas: Como dicen nuestras madres, la peor diligencia es la que no se hace, y eso en términos de gestión sin duda debe estar tallado en piedra para todos los interesados en producir eventos o actividades. Existen muchas instituciones o colectivos que potencialmente pueden convertirse en aliados de nuestro ejercicio musical, mas a veces por pena o pereza u otra emoción, no se gestiona una comunicación entre partes y se prefiere el espacio cómodo de lo ya conocido y lo que se ha venido trabajando. Es importante sacudirse un poco y tomar la iniciativa de llegar a estos espacios, mostrar el trabajo que se realiza y platicar las posibilidades de alianza para establecer relaciones gana-gana. La música en particular tiene una gran afinidad con espacios culturales o educativos interesados en ser partícipes de proyectos locales, es cuestión de tener claro el objetivo de tu proyecto, su alcance y sus vínculos con el espacio al cual quieres integrar.

– Busca convocatorias: Sorprende la cantidad de convocatorias tanto distritales, como nacionales e internacionales que deben declararse vacías debido a que no recibieron ninguna propuesta para su realización. Dentro del ámbito musical existen varias convocatorias anuales o semestrales que le dan la oportunidad a estos eventos locales de obtener facilidades para su producción en la medida que se alinean con las políticas y desarrollos que alcaldías o gobiernos están interesados en fomentar dentro de espacios públicos culturales. Es importante hacer un sondeo de cuáles son las convocatorias a las cuales tu proyecto puede apuntarle, anotar tiempos y elementos necesarios para la postulación, revisar ganadores de años anteriores y requisitos de ingreso con el fin de tener preparado una propuesta con todos sus soportes incluso antes de su publicación para poder tener el tiempo necesario para realizar correcciones y demás, con el fin de ganar estas convocatorias. De verdad, son muchas, es cuestión de estar atento y anotar nombres, tiempos y ser claro con lo que se busca y lo que se tiene.

– Sé paciente y no tengas miedo al error: Quizás una de las grandes falencias de toda gestión es la necesidad de hacerlo todo de la manera más rápida y de no poder equivocarse en el proceso; esto nos da una falsa ilusión de progreso pues lo cierto es que es en el error en donde se encuentra el mejor aprendizaje. La gestión de eventos musicales y procesos o actividades en torno a la cultura tiene más pormenores de los que uno imagina y es a partir del ensayo y error que uno puede llegar a dominar estos imprevistos y dinámicas propias de un buen gestor. Paciencia con los procesos que se llevan, y estar abierto al fracaso como sinónimo de aprendizaje es una de las más grandes lecciones que se pueden tener en este camino.

Este escrito no tiene otro propósito que el animar a los lectores interesados en la producción de algún tipo de evento a lanzarse al ruedo y seguir sus pasiones, no estamos solos y somos cada vez más los interesados en hacer de la música y de nuestros escenarios, espacios para la vida y la difusión de cultura y paz, ojalá con el tiempo podamos ir consolidando escenas locales que vayan más allá de nuestros propios sueños y tengan impacto sobre la realidad en la que vivimos.

Blog

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *